Para innovar hay que romper procesos - AKAM MEDIA
15689
post-template-default,single,single-post,postid-15689,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-1.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Para innovar hay que romper procesos

Para innovar hay que romper procesos. “El problema de esta compañía es la falta de cultura innovadora”, dijo el CEO mientras pedía a su secretaria que le imprimiese los correos electrónicos del día para revisarlos y sacaba su pluma del bolsillo para firmar las actas de una reunión… (vía Enrique Dans).

Innovar no es sencillo, requiere tener claro que no hay forma de cambiar las cosas sin romper algunas cosas, para innovar hay que delimitar los procesos que han quedado anticuados en la organización y trabajar en su cambio. No es un proceso sencillo, la innovación no se aplica solo por disponer de dispositivos más o menos modernos, la innovación viene dada cuando la organización es capaz de cambiar sus procesos, a veces de formar radical para lograr ser más efectiva.

Innovar no es cambiar procesos por cambiar, es detectar cuales son las tendencias hacia las que nos guía el mercado para poder abordarlas desde la organización interna. Es importante tener claro que toda organización está expuesta al mercado y es indiferente su posición pasada o actual en él, si no innova y mantiene las tendencias que marca cada una de las épocas en las que subsiste corre el peligro de desaparecer, por muy grande que sea:

Kodak con 130 años de historia, líder comercial en la fotografía, mantuvo una posición excesivamente conservadora ante la irrupción de las nuevas tecnologías del sector. Se resistieron al cambio aferrados a sus beneficios pasados y nunca creyeron que la fotografía digital se impondría en el mercado. Infravaloraron a sus competidores (Canon, Nikon, Sony…) que realmente tenían poco que perder y si entendieron el cambio social digital.

El resultado fue la caída y suspensión de pagos de una organización que llevaba ya seis años en pérdidas y que no pudo competir en la fotografía digital cuando llegó tarde y mal.

Un caso similar en otro sector como en el de las telecomunicaciones fue Nokia, líder absoluto en venta de terminales móviles, no supieron ver cuáles eran las tendencias del mercado y cuando este se las mostró (iPhone de Apple) se empecinaron seguir manteniendo los mismos errores, principalmente seguir creyendo que los móviles con marcación mecánica seguirían teniendo mercado y la creación de un software propio para manejarlos (Simbian) cuando el mercado tenía ya dos propuestas ampliamente respaldadas por los usuarios (iOS y Android). El resultado, Nokia se hundió, no importó lo grande que llegó a ser.

En la historia hay innumerables casos de organizaciones que dieron la espalda a la innovación y no pudieron aguantar o su posición paso de dominante a testimonial en poco espacio de tiempo, pero también hay ejemplos de lo contrario. ¿Se puede innovar en un sector tan tradicional como el automovilístico? Se puede.

Tesla, especialista en el sector automovilístico eléctrico de gama alta, dio un paso importantísimo para consolidarse al liberar sus patentes sobre el sector. Que una organización de su información privilegiada a la competencia es un hecho sin precedentes, pero en este caso tenía una buena razón… aportar su saber hacer al resto del mercado para conseguir dinamizar el coche eléctrico que estaba empezando a perder fuerza. Tesla innovó regalando su información al mundo y ahí empezó a labrar su éxito.

Sin Comentarios

Escribir un comentario